Los ficheros de morosos, consiguen en gran parte la prevención de impagos. Esto se debe a que generan miedo de no poder realizar contrataciones ni recibir préstamos. Estamos aquí para ayudarte y resolver tus dudas. Pero antes debemos conocer que casos y condiciones son necesarias para conseguirlo.

La dificultad que genera ASNEF para pedir un préstamo

A la hora de pedir un crédito o un préstamo, los bancos tienen un acceso muy facilitado para consultar los ficheros de morosidad. En caso de que se encuentre en alguno, el banco automáticamente cierra todas las puertas. Esto se debe a las épocas de crisis, donde se generaba un circulo de morosidad. Ya que la falta de liquidez se soluciona con crédito, pero ante el riesgo de impago por los morosos, los bancos cierran toda posibilidad de otorgar préstamos. Los ficheros de morosidad eran el escudo que tenían los bancos para evitar impagos. Esto explicado de forma sencilla quiere decir que  funcionaban de forma que los banqueros reunían en un fichero las personas que no pagaban, para que estas no pudiesen recibir créditos o préstamos de ninguno de los pertenecientes a la lista.

¿Se puede pedir un préstamo estando en asnef?

La respuesta según hemos hablado sería que no, ya que los bancos gracias a los ficheros pueden evitar en gran medida los impagos. Una de las opciones sería contactar con algunas empresas que otorgan créditos, donde precisan de datos personales, y solo para personas con deudas inferiores a 800€. Con intereses desorbitados que solo conseguirán hacer una bola de nieve en tus gastos para que acabes teniendo más deudas que al principio y tu salida de ASNEF sea interminable. Para realmente conseguir salir de la lista de morosos de España, existen varias empresas como Agencia de protección familiar, que te ayudan a salir de los ficheros de morosidad de forma definitiva o cautelar dependiendo del caso. Nuestro gabinete jurídico especializado en la ley de protección de datos te otorgará una atención personalizada. Para que así puedas conseguir lidiar con los gastos que una familia produce. Todos merecemos una segunda oportunidad, y nosotros te ayudamos a construirla.