Alguna vez habrás oído hablar sobre este tipo de juicios, y por si no sabes de que se trata, son procedimientos judiciales que se utilizan para reclamar un impago.

Lo importante de estos juicios es que no te incluyan en los ficheros de morosidad, como ASNEF o Experian y si ya te encuentras en uno de estos, podemos ayudarte.

Este proceso monitorio es bastante sencillo, y está a disposición de cualquier empresario que desee cobrar una deuda con la mayor brevedad posible. Las empresas de recobro son las que habitualmente acuden a este procedimiento monitorio.

¿Cuál es el importe mínimo para ser juzgado?

El empresario no tiene ningún mínimo para reclamar el cobro, puede ser cualquier cantidad. Lo más probable es que existan varios abogados laborales de por medio.

¿Puedo oponerme al juicio monitorio?

Si presentas un documento de oposición en un plazo estipulado, el juicio se aplazará como un juicio final donde se dictará un veredicto final.

El documento de oposición deberá estar firmado por el abogado, y en caso de que la cantidad a deber sea superior a los 2000€ deberá firmarla también el procurador

La deuda se puede resolver mediante un juicio verbal, sin necesidad de abogado en caso de que la deuda sea inferior a 2000€. Por otro lado, si es superior, sera necesaria la presencia de un abogado y un procurador.

¿Cual es el tiempo de resolución?

Todo depende del juzgado donde se realice el juicio monitorio. Pero por regla general, el deudor tiene un plazo máximo de 20 días para pagar después de recibir la notificación.

 

Como prevenir estas situaciones

Para evitar que te encuentres en estas situaciones tan embarazosas, existe BANKROT.

Con una efectividad del 95% en nuestros casos, nuestro gabinete jurídico con una amplia experiencia en la ley de Protección de datos, puede ayudarte a salir de los ficheros de morosidad. 

También puedes consultar otras entradas de nuestro blog para saber si te encuentras en algún fichero de morosidad.

Porque tú también mereces una segunda oportunidad, y nosotros estamos aquí para brindártela.